Pechón

       Pechón es un pequeño pueblo de Cantabria, situado en el Ayuntamiento de Val de San Vicente. Este ayuntamiento se encuentra englobado dentro de la franja costera, en la zona más occidental de Cantabria, entre las rías de Tina Menor y Tina Mayor, siendo ésta última él límite fronterizo con Asturias. El ayuntamiento está compuesto por 14 pueblos, por lo general pequeños, cuya cabeza administrativa se encuentra en Pesués, que es el punto central de todos ellos.

       El municipio tiene un relieve montañoso. Las sierras litorales menores, situadas entre la continuación de la Sierra del Escudo de  Cabuérniga y el mar, ondulan este espacio. Su costa es abrupta, muy acantilada, y se ve cortada por la presencia de dos rías, espacios abiertos donde desembocan los ríos más occidentales de Cantabria, el Deva (Ría de Tina Mayor) y el Nansa (Ría de Tina Menor), q tienen su origen en la inundación por el mar de los cursos bajos de estos valles fluviales. Las dos rías crean un paisaje de lagunas interiores de amplio horizonte, con terrenos de marisma, permitiendo que la influencia del mar se deje sentir varios Km hacia el interior, este es el caso del Nansa, en Muñorrodero, o del Deva, en Molleda.

       Dentro del municipio, Pechón ocupa la línea de costa entre estas dos rías, constituida por dos plataformas de erosión escalonadas y allanadas con una leve inclinación hacia el mar, conocidas como rasas litorales, tierras en otro tiempo ocupadas por el mar. El escalón más alto, situado a 200 m sobre el nivel del mar, se conoce como rasa plana o tina , llamadas así por su plenitud casi perfecta y la forma de cubeta invertida vista de perfil. Esta rasa es conocida en Pechón con el nombre de El Llano , éste se estrecha en su parte central (El Calvario), y se amplía hacia el este y oeste; la zona del oeste más amplia se conoce como tina mayor, la zona del este más pequeña, como tina menor. Estas denominaciones de cada parte de la rasa o tinas, han dado nombre a las rías sobre las que se sitúan, así la ría de Deva se conoce como ría de Tina Mayor y la ría del Nansa como ría de Tina Menor. A las faldas de El Llano,  entre los 90-60 m sobre el nivel del mar, se sitúa un segundo escalón o rasa litoral, sobre este escalón, se dispone el pueblo y las tierras de cultivo. Este segundo escalón ya no es plano como el anterior, sino fuertemente erosionado.

 
       Los materiales rocosos que aparecen en todo el término de Pechón son básicamente calizas, margas y areniscas, con un claro predominio de las calizas, rocas muy permeables que al disolverse en medio húmedo y marino han dado lugar a impresionantes paisajes denominados Karst, relieves kársticos o calcáreos. Se pueden encontrar ejemplos por todo el entorno de pequeñas hondonadas de forma redondeada llamadas dolinas y hoyas;  de cavernas subterráneas o cuevas muy extensas y profundas, comunicadas mediante una red subterránea de grutas y túneles. Son también numerosos los torcones, sumideros o embudos que comunican los fondos de las hondonadas con las cuevas interiores. Pechón es un ejemplo completo de todas estas peculiares formas del relieve calcáreo.

      Por lo que se refiere al clima, predomina el tipo templado-húmedo debido a la enorme influencia del mar. Se caracteriza por la suavidad de sus temperaturas, con escasa diferencia entre el mes más frío y el más cálido, abundantes precipitaciones y humedad ambiental, debido al constante paso de las borrascas atlánticas. Las lluvias se reparten a lo largo de todo el año, con más de 150 días de lluvia, sin que exista ningún mes seco. La ausencia de heladas en esta zona costera hace que sea posible el desarrollo de especies cálidas incluso subtropicales (limoneros, naranjos, palmeras, buganvillas) que se hace patente en el bello colorido de sus jardines y huertos durante las estaciones más cálidas. Pese a las lluvias abundantes y bien repartidas, el agua a sido siempre un problema para las gentes de Pechón, al ser absorbida rápidamente por el suelo calcáreo y filtrándose hacia las cuevas interiores, no permitiendo la existencia de fuentes y contribuyendo a la sequedad de los suelos. El único  agua disponible para uso humano o animal, ha procedido de fuentes captadas en las laderas de El Llano o de los regatos priores que bajan del mismo. Esto ha sido una realidad hasta fechas bastante reciente (años 80) en que se ha realizado la moderna traída de aguas desde el río Deva.

       El clima, como es lógico, determina el tipo de vegetación. Estamos ante una zona de bosque atlántico, de tipo caducifolio mixto (árboles que pierden la hoja en invierno), donde se entremezclan numerosas especies: robles (cagigas), avellanos, fresnos, arces, abedules, laureles, tilos, castaños, además de lianas, matorrales y plantas herbáceas en zonas umbrías. La encina, especie de clima mediterráneo, ocupa un lugar destacado en la masa forestal de Pechón. Su presencia en este espacio cantábrico se debe a su adaptación a suelos calcáreos que retienen poco la humedad y suele ir acompañada por madroños. En este espacio litoral, cada vez más humanizado y explotado, el bosque propio de la zona ha ido retrocediendo, ante el crecimiento de los prados y las repoblaciones de eucaliptos; los espacios de ladera,  tradicionalmente ocupados por el bosque Atlántico, ya desde hace décadas vienen siendo desplazados por repoblaciones de especies como el eucalyptus glóbulus conocido en la zona como ucalito, especie de rápido crecimiento, traída de Tasmania (Oceanía) por Marcelino Saínz  de Sautuola a finales del siglo XIX, y que ha servido de materia prima en las fábricas de celulosa de Torrelavega.

 
       En esta zona litoral, el espacio más rico en fauna ha sido siempre las marismas de las dos rías. Estas masas de agua sirven de acomodo a una gran cantidad de seres vivos. Son además el punto de reposo de aves migratorias, en su paso estacional de Europa hacia África, por lo que poseen un especial valor ornitológico.

      También los acantilados de pechón son refugio de aves silvestres que buscan la dificultad de los cortados verticales para asegurar su supervivencia (halcón peregrino, cernícalo). Las gaviotas son sin duda los habitantes característicos de estas zonas escarpadas, donde llegan a formar colonias numerosas en alguno de los roquedos, como en el Castro de los Carneros o Isla Sarnosa.

       Pechón esta situado a 70 Km. de Santander, y a 187 de Oviedo. Hace 50 años resultaba un espacio lejano, comunicado con la capital a través de un tren lento (el viaje podía durar más de 3 horas), sin demasiadas comodidades y una carretera estrecha, llena de baches y curvas por donde circulaban pocos automóviles. Factores como la lejanía del medio urbano (tanto de Santander como de Oviedo), el aislamiento, la pervivencia de economías rurales tradicionales o la ausencia de los modernos medios de comunicación de masas, como los que conocemos en la actualidad, permitieron el mantenimiento de aquellas formas de vida que se han ido depurando con el transcurso de los años.

 

Webmaster sat @ e-magnetron.com 

Copyright © 2017 e-MAGNETRÓN